Por qué cambiamos

   

Banelco (Banca Electrónica Compartida) nació en enero de 1985. Fue la primera red electrónica de servicios financieros del país. Durante más de 25 años viene desarrollando soluciones en servicios financieros con compromiso e innovación, brindando confianza y seguridad a sus usuarios. Esa innovación constante que caracteriza a Banelco impulsa hoy un cambio de imagen, una renovación que tiene que ver con un camino de vanguardia que se propone capitalizar la identificación marcaria que se logró, rescatando elementos esenciales del diseño anterior y sintetizándolos para representar mejor la evolución de la empresa y sus servicios.

Para desarrollar esta nueva identidad visual, Banelco organizó durante 2011 un concurso de diseño orientado a profesionales y estudiantes avanzados de esta disciplina. Se presentaron 93 propuestas, de las cuales fueron seleccionadas como semifinalistas frente a escribano 48, elegidas por un jurado de profesionales, entre ellos  Miguel Catopodis, Marco Sanguinetti, Ricardo Blanco y Daniel Wolkowicz.

El primer premio fue otorgado al estudio de diseño DAS Branding & Design integrado por Hugo Fernando Alvarez, Luis Daniel Sobrado, Gabriel Esteban Biasin, Ulises Costilla, Jorge Omar Ramón Prado, Marcelo Fabian Otero, y Mariela Silvana Bonazzi, el segundo al equipo de Matías Hernán Cageao y Ana Inés Moriset del estudio Bilder Branding y el tercer premio al equipo de Guillermo Brea y Diego Pimentel.

Como resultado, presentamos una composición renovada, moderna y dinámica que conserva los atributos que valoran e identifican los usuarios, como el color borgoña institucional, que fue aggiornado para aportar claridad sin perder el contraste que tiene al conjugarse con la palabra Banelco en blanco. Para que acompañe la evolución que en los hechos ha transitado la empresa, la tipografía fue renovada bajo la premisa de tornarla contemporánea e imprimirle a su isotipo velocidad, tecnología e innovación.

Finalmente, el logotipo BANELCO (utilizado originalmente en mayúsculas) se transformó en Banelco, un nombre propio. Más allá del sentido estético, este cambio tiene que ver con la adopción por parte del público, quien le ha otorgado un capital simbólico asociado a su trayectoria en el mercado. Por todo esto, podemos decir que hoy Banelco no es solo una Banca Electrónica Compartida, es una red integral de Servicios Financieros, con nombre propio, que encontró su lugar y que crece y evoluciona con la gente.